El Paintball nace en 1.981 en Estados Unidos, más concretamente en New Hampshire. Donde había unos ganaderos que utilizaban unas marcadoras de aire comprimido que disparaban bolas de pintura para marcar árboles y ganado. Lo que en principio era un trabajo rutinario pronto se convirtió en un divertido juego llamado PAINTBALL. Este ha ido creciendo de forma espectacular por todo el mundo, creándose organizaciones, infinidad de campos, equipamiento específico e incluso ligas y campeonatos que lo han convertido al Paintball en un serio aspirante a deporte olímpico.

El Paintball es un juego de equipo que combina ejercicio físico y estrategia, un deporte apasionante y sobre todo divertido. Básicamente el juego consiste en que dos equipos deben alcanzar un objetivo determinado. Para conseguirlo tendrán que eliminar a los oponentes marcándolos con bolas de pintura utilizando unas "marcadoras" de aire comprimido o CO2. Las bolas de pintura están hechas de gelatina, similar a la de los medicamentos y al igual que la pintura, son biodegradables y solubles al agua.